Pasar al contenido principal

Cambio de sintonía: un migrante retornado reescribe su historia a través de la música

Addis Abeba – “La música fue la razón por la que me fui, pero también la razón por la que regresé y que ahora me permite avanzar”, dice Dagne, cantante de 27 años.

“Hace seis años decidí irme de Etiopía porque me habían acusado de usar mi música para influenciar negativamente a las personas. Esas acusaciones llegaron a oídos de algunos que aprovecharon la oportunidad para abusar físicamente de mí. Me etiquetaron como artista que hacía música de propaganda y me convertí en el blanco de esos ataques”, relata el cantante y fotógrafo.

Desesperado por escapar y con su música – su medio de media – bajo amenaza, Dagne terminó pagándole a un traficante que le prometió facilitarle el viaje a Sudán y de ahí hasta su destino final, Libia. “Fue un viaje sumamente peligroso porque me pusieron en un camión con más de 100 personas y viajamos todos por el desierto bajo un sol abrasador. La mayor parte de las personas no soportó y sucumbió durante la travesía. Realmente fui afortunado de haber podido llegar a Libia con vida”.

Desesperado por escapar de las amenazas que tuvo que enfrentar en Etiopía, Dagne terminó pagándole a un traficante que le prometió facilitar su viaje hacia Sudán, con destino final a Libia.
OIM/ Mehalon Lulie

A los que tuvieron la buena fortuna de sobrevivir se les pidió que pagaran una suma adicional de 7.000 dólares EEUU. Puesto que Dagne no tenía semejante cantidad, fue arrojado en un calabozo junto con el resto de las personas que no habían podido pagar porque sus parientes no les habían enviado ese dinero.

Después de varios meses en esa situación, Dagne y las otras personas detenidas no lo soportaron más y el grupo empezó a planear su fuga. Lograron huir de lo que parecía ser una prisión en el infierno. “Me sentí feliz al haber podido escapar de ese infierno. Lo que no sabía era que mi felicidad iba a durar muy poco”.

Inmediatamente Dagne conoció a otro hombre que prometió llevarlo a Europa para recomenzar con su vida. Cuando el traficante descubrió que Dagne no podía pagarle, lo pusieron nuevamente en una celda.

Por segunda vez y tras meses de ser mantenido en cautiverio y golpeado, logró escapar nuevamente, tras lo cual tomó la decisión de quedarse en Libia haciendo tareas domésticas hasta que cayó enfermo y quedó postrado en una cama por semanas.

Dagne está feliz de estar de vuelta en Etiopía con mejores perspectivas en cuanto a progresar en el futuro y listo para dejar atrás el pasado.
OIM/ Mehalon Lulie

Cuando se enteró de los servicios ofrecidos a los migrantes en Libia, Dagne decidió pedir ayuda y se dirigió a un Centro de Respuesta a Migrantes (MRC por su sigla en inglés) coordinado por la Organización Internacional para las Migraciones (OIM). Accedió a asistencia médica por varias semanas y con el apoyo de la OIM eventualmente pudo regresar a Etiopía.

Sin posibilidad alguna de mudarse o de cuidarse a sí mismo, Dagne tuvo que quedarse en un centro de tránsito de la OIM en Addis Abeba en donde siguió con su tratamiento médico por casi dos años.

Finalmente, cuando recuperó la salud y encontrándose ya junto a su familia, logró lanzar su propio negocio de fotografía usando los materiales y la capacitación recibida a través del programa.

“Gracias al equipamiento y a la capacitación brindada por la OIM yo logré abrir mi propio estudio de fotografía. Si bien no es necesariamente un negocio muy lucrativo en este momento, me ha servido y gracias a él he podido obtener un ingreso suficiente que me permite mantenerme a mí mismo y a mi familia”, señala Dagne.

Con el equipamiento entregado por la OIM, que también lo capacitó, Dagne logró abrir su propio estudio fotográfico mientras sigue trabajando con su música.
OIM/Mehalon Lulie

Casi todos los fines de semana lo contratan para tomar fotos y filmar videos de eventos, sobre todo bodas. El resto de la semana sigue con su amor por la música y escribe, graba, y canta canciones junto a su banda. Dagne está feliz de estar de regreso en su hogar y ha decidido quedarse en Etiopía.

“Todo lo que he vivido me ha enseñado cosas, estoy feliz de haber regresado y de estar haciendo lo que realmente me gusta”.

Dagne está también muy emocionado porque le está dando el toque final a una canción que escribió acerca de su travesía migratoria con la esperanza de que esta nueva canción sirva para que otras personas puedan tomar decisiones seguras e informadas sobre su futuro.

“Con esta canción tengo la sensación de estar reescribiendo mi historia. Espero que le sea de utilidad a otras persona.”

Lanzada en diciembre de 2016 con el apoyo del Fondo Fiduciario de Emergencia de la Unión Europea para África (EUTF), la Iniciativa Conjunta UE-OIM congrega a 26 naciones africanas de las regiones del Sahel y del Lago Chad, del Cuerno de África y del norte de África junto a la Unión Europea y a la Organización Internacional para las Migraciones, para garantizar que la migración sea más segura, más informada, y mejor gobernada, en beneficio de los migrantes y de sus comunidades.

Esta historia fue escrita por Kaye Viray, Funcionario de Prensa de la OIM Etiopía, kviray@iom.int.